Panedile | El Teatro Bicentenario se viste de gala
Grandes Obras de Ingeniería y Construcción
constructora, argentina, panedile, buenos aires, construcción, grandes obras, arquitectura, mineria, hidroelectrica, gas, sanamiento, dique, hugo dragonetti
17214
single,single-post,postid-17214,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,qode-title-hidden,qode_popup_menu_push_text_right,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2,vc_responsive
PanedileHeaderTeatro1v

El Teatro Bicentenario se viste de gala

Finalizamos la colocación de las butacas de alta gama en la Ópera sanjuanina

Con la instalación del 100% del Patio de Butacas, el Teatro del Bicentenario se prepara para su estreno. Los asientos españoles, diseñados especialmente para no interferir en la acústica del Teatro por sus elevadas características, vistieron la Sala Principal con el tradicional color bordeaux de ópera.

Las butacas de la reconocida firma española Figueras, de gran trayectoria en el equipamiento de espacios públicos en el mundo como la Filarmónica de París, el Teatro Nacional de Lima, el Auditorio de la Torre de YPF en Puerto Madero entre otros; recorrieron un largo viaje en barco desde Barcelona hasta el puerto de Buenos Aires. Luego, el container repleto con las 780 butacas transitó los 1100 km hasta la Ciudad de San Juan.

La colocación requirió una artesanía poco vista y una prolijidad al extremo coordinado por un especialista de la firma enviado especialmente de España para esta tarea. En primer término, se ordenó en su lugar la pieza correspondiente a cada butaca. No se colocó un solo tornillo hasta no haber reajustado varias veces la posición de las mismas, logrando la perfección diseñada por los arquitectos y los asesores acústicos.

El modelo de butaca es el “Lírica” y tiene como características una tela especial llamada “trevira” que por su forma de hilado la convierte en ignífuga, el respaldo de madera tipo wengue, y el novedoso sistema “soft” que reacomoda automáticamente el asiento suavemente sobre el respaldo sin generar ningún sonido ni distraer al público o a los artistas.

Mientras la Sala Principal ya está casi lista, en el escenario se trabaja arduamente para poner en funcionamiento la maquinaria escénica. Las tareas se centran en el sistema de varas, poleas, y plato giratorio, mientras que en el foso de orquesta ya está colocado el sistema “spiralift” de elevación del foso de orquesta que manifiesta al milímetro la petición del Director escénico.